Al igual que las arrugas, existen otras señales de nuestra piel que indican que poco a poco perdemos juventud. Surcos profundos, manchas en la piel, verrugas, etc., nos hacen lucir quizá muchos años más que los que realmente sentimos en nuestro interior. Pero no todo está perdido. Se puede combatir el paso del tiempo sobre nuestra piel. Para ello, la medicina estética cuenta con varios procedimientos con los cuales puede contrarrestar los efectos del envejecimiento y devolverle a nuestra piel la juventud deseada. El rejuvenecimiento facial utilizando plasma rico en plaquetas es una novedosa técnica en la que se utiliza sangre del mismo paciente, la cual se enriquece con proteínas, para crear células nuevas y acelerar así, la regeneración de tejido en nuestro cuerpo.

Este procedimiento tiene una duración aproximada de 20 a 120 minutos. Resultados visibles desde la primera sesión.